Cómo ordenar tu casa y ser feliz, según Marie Kondo

La magia del orden de Marie Kondo ha logrado convencer a más de 3 millones de personas, como mínimo: son los ejemplares que se han vendido de este libro en todo el mundo desde el año 2014. Los consejos de orden y armonía en el hogar parecen ser la base del éxito de esta autora. Tanto si ya eres un adepto a su filosofía de vida como si es la primera vez que escuchas su nombre, te compartimos las claves para saber cómo ordenar tu casa, según Marie Kondo.

Apréndete las reglas básicas

Para Marie Kondo existen reglas básicas que posteriormente se desarrollan. Seis claves que tienes que tener en cuenta si quieres dar el paso a la felicidad en tu hogar. Para comenzar, comprométete a poner orden, ya que de nada sirve que digas “sí, voy a hacerlo” si nunca encuentras el momento. El momento justo es ahora. Para ello, piensa en tu estilo de vida y cómo te gustaría que fuera a partir de ahora.

Siempre es necesario hacer limpieza antes de ordenar, es decir, prescindir de aquellas cosas que realmente no te hacen feliz. También es importante organizar siguiendo un orden, por categorías y no por ubicación. Asimismo, al comenzar este proceso de purificación en tu hogar, siempre que algo te genere dudas, hazte esta sencilla pregunta: ¿me transmite la suficiente alegría?

El método Konmari

Si analizamos lo anterior, podemos afirmar que el pilar fundamental de este método o filosofía de vida es desechar y conservar sólo lo que es imprescindible, únicamente aquello que nos haga felices. Para ello, analiza cada uno de los objetos que tienes en casa y decide en función de las sensaciones que te transmita, estudiándolo minuciosamente para saber si es funcional, útil, armonioso o si simplemente nos hace felices.

Para hacer esta tarea más fácil, sigue un orden lógico. Comienza por la ropa, después por los libros y revistas. Sigue con los documentos, tales como apuntes de la escuela, cartas, manuales, etc. Posteriormente, llegará el momento de los Komono, objetos diversos como medicamentos, herramientas, utensilios de cocina y demás. Por último, cuando ya tengas un poco de experiencia y estés más mentalizado, atrévete con los objetos de valor sentimental, como recuerdos, cartas, fotos, etc.

Organiza los cajones de tu clóset

Los artículos de ropa pueden ser los más fáciles de guardar o descartar. No obstante, aunque su selección sea más sencilla, tener orden en un vestidor o clóset nos regalará una paz interior automática. Encontrar las cosas rápidamente y vivir dentro de un orden siempre es más agradable que tardar horas en encontrar ese conjunto que tanto te gusta o vivir entre montones de ropa mal ordenada.

Marie Kondo lo tiene claro: la mejor forma de organizar la ropa es en cajones y doblándola para colocarla de forma vertical. De esta manera, puedes ver lo que tienes en cada momento, aprovechando más aún el espacio, y ya no tendrás que levantar blusa por blusa para encontrar esa que quieres ponerte.

¿Y la ropa para colgar?

Marie Kondo defiende que es mucho más práctico y armonioso organizar la ropa en cajones, como en cómodas de recámara. No obstante, también se pueden colgar las prendas, pero se organizarán en función de su peso visual. Así, las prendas más pesadas quedarán en la parte izquierda, dejando las más ligeras en el lado derecho. De esta forma, al abrir tu clóset encontrarás un espacio sin montones y bastante ligero. Mucho más liviano y más agradable a la vista.

Incorpora las cajas en tu vida

Desde calcetines hasta los utensilios de cocina, pero además, permiten un orden limpio, sin cosas a la vista. Sí, Marie Kondo defiende las cajas que se incluyen también en los cajones: cajas de tela o separadores para organizarlo todo mejor. Eso sí, deja fuera las cajas redondas, pues cree que desperdician el espacio por completo.

Orden en la cocina

En la cocina se aplican los mismos principios que en el resto de la casa. Lo primero, observa bien todos tus utensilios: vajilla, cubiertos o inclusive los tuppers. Piensa en ellos como en objetos que pueden transmitirte sensaciones y averigua si te hacen feliz. Evidentemente, la funcionalidad de los mismos puede crear felicidad, ya que algo que consideramos útil nos hace la vida más sencilla.

Kondo prefiere guardarlo todo en alacenas y cajones, dejando así la barra de cocina despejada por completo. Además de un orden visual evidente, evitarás que ningún utensilio se manche o se moje y facilitarás la limpieza después de cocinar.

Los objetos con valor sentimental

Es la decisión más complicada. A nadie le gusta tirar cartas de amor, regalos, recuerdos o fotos, pero Kondo asegura que después de organizar el resto de elementos, nuestros objetos sentimentales también serán sencillos. Júntalos todos y míralos bien, seguro que hay alguno que te inspira mayor ternura y alegría que otros. Quédate únicamente con aquellos que despierten tus sentimientos más bonitos; el resto, tíralos. Con demasiados objetos del pasado no logramos vivir en el presente, ni mucho menos estar preparados para el futuro.